Saltar al contenido
Centrifugas de Laboratorio

Historia de la Centrífuga

20/04/2019

La centrífuga es un equipo que pone un objeto en rotación alrededor de un eje fijo, haciéndolo girar el círculos. Este movimiento, aplica una fuerza perpendicular al eje de giro, hacia afuera, que puede ser muy fuerte. Pero, ¿quien la inventó? y, ¿cuál es su historia? Te lo contamos brevemente, aquí.

¿Quién inventó la centrífuga?

La invención de la primera maquina centrífuga es atribuida a ingeniero militar inglés, Benjamin Robins (1707-1751), quien creó un aparato de brazo giratorio, para determinar el arrastre. Sin embargo, sería hasta 1864, cuando el dueño de una cafetería en Alemania, Antonin Prandtl, diseñaría un aparato para separar la crema de la leche, que se diseñaría una maquina como la entendemos hoy en día.

quien invento la centrifuga

Poco se conoce sobre este primer diseño, más, su hermano Alexander Prandtl, tomó su idea y realizó modificaciones al diseño original. Es en la feria mundial de Frankfurt, en 1875, cuando Alexander presenta su maquina extractora de mantequilla, llevándose, así, el crédito por la invención de la primera centrífuga.

La creación de la centrífuga de laboratorio

Es en 1924, cuando el químico sueco, Theodor Svedberg, lleva la aplicación de este invento, al laboratorio. Su ultracentrífuga, como se la llamó, era capaz de hacer girar sustancias a una fuerza de gravedad de hasta 10^6. Debido a los avances y descubrimientos resultantes, de la aplicación de su centrífuga de laboratorio, le valieron el Premio Nobel de Química en 1926.

La centrífuga de Zippe

En la década de 1950, en uno de los campo de prisión (GULAG) para prisioneros de guerra, vivía un investigador y científico alemán, llamado Gernot Zippe. A él le fue encomendada la tarea de encontrar la manera de aislar el Uranio-235.

historia de las centrifugas de laboratorio

Tras varios años de investigación, él y su equipo de trabajo, consiguen desarrollar una nueva centrífuga, llamada la centrífuga tipo Zippe. Esta maquina utiliza campos magnéticos y calor para conseguir la separación del U-235 del gas de uranio. Gracias a este invento, podemos contar con reactores nucleares y toda la tecnología alrededor de la energía nuclear.

Las centrífugas, hoy en día, se aplican en numerosas industrias y experimentos. Desde aplicaciones tan simples como la obtención de miel, pasando por análisis clínico de sangre, hasta para experimentos en el espacio. Son tan comunes hoy en día, que las podemos conseguir con tan solo un clic.

historia de las centrifugas para laboratorio

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo, así como nosotros en escribirlo. Recuerda compartirlo en tu red social favorita, solo dale clic al botón de tu preferencia. ¿Comentarios? Claro que si, los puedes dejar aquí abajo.